miércoles, 19 de diciembre de 2007

"HÁBITOS DE CONSUMO DE DROGAS Y ALCOHOL ENTRE VIDEOJUGADORES Y NO VIDEOJUGADORES"

La Universidad Complutense de Madrid (UCM) y la Asociación de Videojugadores ha presentado recientemente el estudio “Hábitos de consumo de drogas, alcohol y tabaco entre videojugadores y no videojugadores (jóvenes y adultos)”, un documento que analiza si existe relación entre el uso de videojuegos y el desarrollo de este tipo de hábitos.
La metodología seguida para su elaboración se ha basado en encuestas realizadas a través de Internet, siendo la muestra final de 2070 cuestionarios respondidos entre el 15 dejunio y el 3 de diciembre de 2007. Los responsables de presentar los resultados de la investigación han sido Antonio García, profesor titular de la UCM y director del proyecto, y Julio Ignacio Ruiz, presidente de la Asociación de Videojugadores.

Las principales conclusiones del estudio son:

Los videojugadores tienen un consumo de drogas, alcohol y tabaco ligeramente inferior al consumo de los no videojuagores.

El ocio de los videojuegos parece ser suficientemente gratificante en si mismo. Así, por ejemplo, las reuniones de videojuegadores suelen estar exentas de la presencia de alcohol y drogas.

Por otro parte los niveles de atención, de destreza y de superación personal que el videojuego requiere puede ser otro factor que “aconseje” alejarse de esos hábitos de excitación externa.

Entre los 18 y los 24 años, el número de usuarios que ha consumido drogas como la cocaína es superior entre los no videojugadores que en los videojugadores, con una diferencia que supera los diez puntos. Respecto a otras drogas, como el éxtasis, los consumos declarados por los no videojugadores en la franja de edad comprendida entre los 18 y los 24 años, son bastante mayores (casi diez puntos más) que los de los videojugadores ubicados en la misma franja. A partir de los 35 años el consumo declarado de éxtasis es nulo entre los videojugadores, y lo mismo sucede con el consumo de anfetaminas, alucinógenos y heroína.