lunes, 3 de marzo de 2008

Videojuegos Solidarios

“Darfur está muriendo”

Para dar a conocer entre los jóvenes el conflicto de Darfur (Sudan), que ha derivado en la limpieza étnica de miles de personas y el desplazamiento forzoso de varios millones, se ha creado un videojuego en el cual tu eres uno de los refugiados del conflicto.












Serás consciente mediante el juego de los problemas que existen para hacer llegar la ayuda humanitaria y sabrás lo que está haciendo y lo que no está haciendo la comunidad internacional. Los responsables de este juego pertenecen a la Universidad del Sur de California y se contó con el apoyo de voluntarios en proyectos humanitarios y la entidad Internacional Crisis Group.

“Un Juego Peligroso”


Manos Unidas apuestan por un juego en la red de preguntas y respuestas sobre un tablero muy peculiar. Durante el recorrido y contestando a las preguntas el jugador va conociendo datos significativos que le van a permitir comprender la situación crítica que vive la Humanidad en ciertos aspectos tales como pobreza, hambre, analfabetismo, mortalidad evitable, subdesarrollo, deuda externa, deterioro del medio ambiente, entre otros e interiorizar valores solidarios y mover a la acción responsable.

Un juego peligroso” es una herramienta de educación para el desarrollo dirigida a alumnos de segundo ciclo de ESO y Bachillerato.


“Contra todo pronóstico”

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) nos ofrece una herramienta estupenda para que los niños y los jóvenes entiendan las dificultades con las que se encuentran los refugiados y les mueva la solidaridad hacia ellos. Esta herramienta es un videojuego que se llama Contra todo pronóstico.Entre las aventuras del videojuego se incluyen desafíos como escapar de un pueblo hostil, guiar a un alter ego a través de una frontera peligrosa o sobrevivir en tierras extrañas donde se hablan idiomas distintos y complejos. En uno de los niveles, el jugador se enfrenta al peculiar reto de hacer nuevos amigos en clase. En otro, un tanto más dramático, el protagonista debe firmar una serie de derechos, pero si no escoge los correctos, la pantalla comienza a salpicarse de sangre.El juego fue creado en la oficina de ACNUR en Estocolmo con fondos de un donante local. En 2005 se lanzó como piloto en Noruega y Suecia, y comenzó a entusiasmar a los profesores de enseñanza media, que lo utilizaron como complemento de sus clases de educación cívica.

“Duke antiNuke”

Greenpeace Internacional ha creado esté y otros tantos minijuegos para animar a los jóvenes a posicionarse contra las armas nucleares, la energía nuclear o salvar a especies en extinción.





“Food Force”

“Food Force” se trata de un videojuego educativo creado como herramienta educativa para el aula para sensibilizar a los niños sobre el problema del hambre en el mundo.
El juego, dirigido a niñas y niños de 8 a 13 años, propone seguir a los equipos de expertos de "Food force" en seis misiones de intervención de emergencia. Para ello deben enfrentarse a una serie de retos muy reales relativos al aprovisionamiento de comida de varios millones de personas reagrupadas en la isla ficticia de Sheylan.

"Food Force" tiene además una parte pedagógica destinada al profesorado con el fin de permitir preparar diversas lecciones sobre el tema del hambre en el mundo.
El juego es una especie de mezcla entre las misiones tipo "Tomb Raider" y una conferencia del programa alimentario mundial dice Miker Harrison, principal autor del "Food Force".
El material se apoya en informaciones y vídeos que ilustran el trabajo de la agencia de la ONU en las zonas más críticas del planeta, en misiones de carácter humanitario y durante crisis alimenticias.