martes, 23 de marzo de 2010

Manual del Pequeño Aventurero


Los niños necesitan jugar y vivir en contacto con la naturaleza para crecer de manera armoniosa y sana. La exploración, el interés por el descubrimiento por si mismos sin intermediarios, la posibilidad de aventurarse desarrollando su imaginación y estimulando sus sentidos les posibilita a adquirir conocimientos, desarrollar habilidades e interés por aprender.

El contacto con medios naturales mejora las habilidades cognitivas, agudizando especialmente la capacidad de observación y de razonamiento, ayuda a desarrollar la curiosidad, la autonomía personal, el autoaprendizaje durante toda la vida y la capacidad de apreciar lo extraordinario.

Entre los ocho y los once años se desarrolla la etapa de las exploraciones. Es aconsejable que en esta etapa los niños tengan acceso a jardines y áreas silvestres cercanas a su lugar de residencia. Las actividades más apropiadas en este entorno son la de descubrimiento y observación de pequeños insectos, las de recolectar piedras, conchas marinas, etc., buscar tesoros, seguir caminos, cuidar de un huerto o construir un pequeño escondrijo.

En este pequeño manual vas a encontrar consejos y sugerencias para pasarlo bien cuando salgas de excursión tanto si se trata de la montaña como si se trata del jardín de casa.

La ropa adecuada

El truco para sentirse fresco cuando hace calor o estar caliente cuando hace frío consiste en ponerse varias capas de ropa fina y amplia que no se ciña al cuerpo. De este modo siempre puedes quitarte una prenda o añadir otra según sientas calor o frío.
En verano usa ropa que te proteja del sol. No olvides cubrirte la cabeza para protegerte del sol.
Si hace frío tienes que llevar un gorro. Más de la mitad de la pérdida de calor corporal es por la cabeza. Un impermeable te mantendrá seco y te protegerá del viento.

El equipo de supervivencia

Hay que pensar muy bien que vamos a llevar pues luego hay que cargar con todo. Hay que procurar llevar cosas que tengan más de un uso. Hay varios equipos que no debemos olvidar: Equipo de supervivencia, para cocinar, para lavar, para aseo personal y para dormir.
El equipo de supervivencia es lo más importante que tendremos que llevar en una acampada. Está compuesto por una brújula, un silbato, una cuerda, una navaja, una linterna, una vela, cerillas, pilas, aguja e hilo y un bolígrafo.


Cómo usar la brújula y un mapa

La brújula permite orientarte y es muy útil para encontrar un camino y poder llegar a nuestro destino. Los mapas nos sirven para situar un lugar y saber como es el terreno. Para utilizar el mapa primero hay que encontrar un lugar de referencia para poder situarnos sobre él.
A través de la actividad No pierdas el Norte puedes llegar a ser un experto orientándote con una brújula y utilizando un mapa.

Observar las plantas

Observando las plantas podemos saber mucho del lugar en el que estamos. Las flores se estropean y marchitan enseguida una vez cortadas por lo que es mejor que las dibujes en un cuaderno y no cortarlas. Puedes llevarte un dibujo de la corteza de los árboles simplemente colocando una hoja de papel sobre el tronco y deslizando una cera de colores. Luego escribes el nombre del árbol y así vas haciendo un registro. No olvides llevar una lupa y una linterna.
Para conocer mejor el mundo de las plantas puedes consultar “Reino Vegetal. Claves para su compresión” donde se hace un recorrido por el mundo de las plantas para poder desarrollar mejor tus observaciones.

Observar los animales

Normalmente tienen miedo de la gente y se ocultan, pero si te fijas bien podrás ver rastros de animales y saber si hay alguno cerca. Algunos de estos rastros son huellas en el suelo, según el tipo de huella podrás saber si se trata de un ave, de una oveja o de un perro. Otro rastro son las plumas, las telas de araña, las hojas mordidas por las orugas, los nidos y los excrementos. Tienes que se muy cuidadoso con las madrigueras y con los nidos de los animales y no tocar nada.
Para saber algo más sobre insectos y crustáceos atrévete a entrar en Los artrópodos del planeta Tierra.

Primeros Auxilios

Es muy importante tener conocimientos sobre Primeros Auxilios ya que de esta forma puedes ayudar a una persona que esta enferma o herida. Es muy importante que sepas valorar si la herida es importante para que vayas a buscar ayuda inmediatamente o si la herida no reviste gravedad puedas tratarla.
A través de la actividad Medidas de prevención y primeros auxilios puedes aprender que hacer en caso de alguna emergencia.

Observar el tiempo

Cuando se sale de acampada es conveniente poder predecir el tiempo pues así podremos prepararnos con antelación. Se puede saber si habrá sol o lloverá por el tamaño y la forma de las nubes. Si las nubes son altas y finas se puede prever buen tiempo. Las nubes bajas que parecen hinchadas y cubren todo el cielo suelen provocar chubascos intensos y hasta relámpagos.